Contactar
985083092
658473633 / 605011355


Ficha web gratuita de Pymes.com

Hemeroteca
¿Qué es Impronta Comunicación?

Social Media, periodistas, asesores en comunicación corporativa, community manager y marketing de contenidos. Coach para empresarios, profesionales y emprendedores. Editamos blogs. Creamos y gestionamos páginas y contenidos en redes sociales. Publicamos noticias en medios informativos, editamos notas de prensa y organizamos eventos. Hacemos lo que amamos, amamos lo que hacemos y construimos puentes de Comunicación. Adaptamos el presupuesto de nuestros servicios a las necesidades de cada cliente.

¿Podemos detener el progreso?

Escrito  por Jorge Ramos

524812_167775730046584_1462724166_nEl progreso de la Humanidad y el progreso del Ser Humano pueden considerarse como un mismo proceso en dos niveles. La evolución del ser humano en particular y la evolución de la raza humana en general siguen unas pautas que, si las analizamos detenidamente a la luz de la historia presentan singulares, sugerentes y muy ilustrativos rasgos comunes. Si aplicamos estos razonamientos a nuestro sistema económico podríamos inferir que vivimos un momento de cambio de sistema histórico, lógico y  que tenemos que considerar como algo normal porque la historia es cíclica.  Desde la denominada Prehistoria hasta nuestros días presentes, el Ser Humano ha ido pasando similarmente a un proceso de las primeras edades del hombre y la mujer como seres individuales, correspondiendo, evidentemente, aquellos lejanos años de los Neandertal, Sapiens, (…)a los primeros balbuceos y caídas del niño cuando empieza a caminar y a intentar comprender el mundo que le rodea.

  Sin libertad de pensamiento no puede haber libertad de expresiónHay dos fuerzas, “contrapuestas” que, como el Yin y el Yang, interaccionan con  el comportamiento humano individual y el colectivo y por tanto también en el terreno económico. Esas dos fuerzas son el deseo y el miedo. El deseo lleva implícito el miedo, el miedo a no ver satisfecho el motivo del deseo. El miedo, por su parte, lleva implícito el tácito deseo de que el desencadenante de nuestro miedo nunca llegue a atraparnos. Es decir, el deseo que nuestro miedo no se cumpla.  Al nacer, el niño tiene miedo, y es el mismo miedo que tenía aquel hombre primitivo ante las fuerzas de la Naturaleza, y todo lo que le rodeaba.

 El miedo y el deseo someten al hombre a una esclavitud permanente. Es el miedo, el miedo a perder algo que tenemos, lo que nos vuelve agresivos y nos hace atacar a los demás, a los diferentes, a los que nos pueden quitar algo. Es el deseo, también, el deseo de algo que no tenemos y queremos tener, lo que nos puede hacer atacar a ese que tiene lo que deseamos.  Así se comporta el niño, en sus primeros pasos en esta vida, y el egoismo que nace de ese miedo y ese deseo es el que le hace tener rabietas, o pegar al  niño que tiene un juguete que el desea. O al niño que le puede o quiere quitar el juguete. 

 Albert-Einstein ¿No se encuentra la Humanidad, acaso, en esa misma edad infantil, con esos mismos miedos y deseos?  Debemos y tenemos que evolucionar, y creo que lo estamos haciendo, aunque lentamente y dentro de un proceso que, como en el caso del niño, no puede saltarse etapas.

          El progreso es cambio y todo cambia porque nada permanece inmóvil. Muy recientemente la ciencia ha reconocido esta evidencia que ya los primeros filósofos griegos conocían y enseñaban. Nadie se puede bañar dos veces en el mismo río. La energía no se crea ni se destruye, solamente se transforma. Hay muchas más aseveraciones y enseñanzas en la historia que muestran las mismas conclusiones.

  ¿Es posible impedir el progreso? Para intentar responder a esta pregunta deberíamos preguntarnos: ¿Es posible detener nuestro envejecimiento y nuestra muerte? ¿Es posible impedir que el Sol salga todos los días? ¿Es posible evitar que el agua del mar se convierta en vapor de agua y éste en nubes que arrojan de nuevo agua que cae sobre la tierra y discurre por los ríos hasta el mar?

     Situarse en una posición contraria al progreso es situarse en una posición antinatural, es intentar parar lo imparable.  Y ¿qué es progreso? Quizás el progreso simplemente sea el proceso de la vida. El cambio permanente al que están sometidos por arriba todas las galaxias y por abajo el más pequeño de los átomos.  ¿Podemos resistirnos al progreso? ¿Podemos resistirnos al cambio?

         MENSAJE DE GANDHIQuizás tan solo sea esa incertidumbre, que genera el conocimiento del cambio permanente, lo que tanto tememos y uno de los motivos por los que nos cuesta tanto aceptar el progreso.  Pero siempre que se ha aceptado por alguien la incertidumbre sobre un hecho, esta aceptación ha llevado a un proceso de búsqueda de la salida para esa incertidumbre y ha desembocado en un descubrimiento de algo nuevo que ha llevado al progreso.

       Así como la humanidad progresa, así progresa el ser humano individual. Y resistirse al cambio es resistirse a la Vida. Apostemos, pues, por el progreso, porque estaremos apostando por algo que es seguro, el cambio y el avance. La transformación y el crecimiento. El inconveniente es que para progresar debemos ser capaces de prescindir de nuestros conceptos, de lo conocido, de los puntos en que nos apoyamos. Y que cuando hacemos esto entramos en la incertidumbre que supone el vuelo sin un punto de apoyo. La Humanidad ha progresado desde el Hombre de Neandertal, poco lo ha hecho en el campo espiritual y mucho en el tecnológico. Ocurre lo mismo en el hombre individual, que progresa mucho desde niño aprendiendo una profesión y adquiriendo conocimientos materiales pero poco en el terreno espiritual.  Por este motivo, tanto el progreso de la Humanidad como el progreso de cada hombre particular, están cojos mientras que las dos patas, espiritual y material no estén equilibradas.

 

Copyright © 2018. Impronta Comunicación Todos los derechos reservados.| Desarrollada por Triskelion Network